107-115: Los Nuggets retoman el mando

107-115:-los-nuggets-retoman-el-mando

No iba a ser tan fácil acabar con el vigente campeón de la NBA, el equipo del MVP, como pareció en los dos primeros partidos de la serie. Los Denver Nuggets ganaron este domingo el segundo partido a domicilio ante los Minnesota Timberwolves (107-115) y recuperaron la ventaja de campo en esta serie semifinal de la Conferencia Oeste.

Un increíble triple de Jamal Murray, sobre la bocina del descanso y desde más allá de la línea central, un balón que le habían regalado los Timberwolves buscando una canasta a la desesperada, fue el golpe de efecto que Minnesota no pudo superar.

Los Nuggets se iban 15 puntos arriba a los vestuarios, un colchón que mantendrían para el resto del partido.

Nikola Jokic fue el mejor de su equipo con 35 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias, unos números fantásticos para el MVP que estuvo muy bien rodeado: Aaron Gordon anotó 27 puntos (además de 6 rebotes y 7 asistencias) con un espectacular 11 de 12 en tiros de campo.

Murray, el autor del heroico triple, terminó con 19 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes.

Anthony Edwards quiso redimirse del último partido y cargó a su equipo a la espalda. Anotó 44 puntos, atrapó 5 rebotes y repartió 5 asistencias, pero fue insuficiente pese a que Karl-Anthony Towns firmó un doble-doble (13 puntos y 12 rebotes), igual que Rudy Gobert (11 puntos y 14 rebotes). Mike Conley se quedó a las puertas con 15 puntos y 9 asistencias. Un auténtico duelo de titanes.

Solo 5 equipos en la historia han levantado una eliminatoria tras perder los dos primeros partidos como local. Denver quiere ser el sexto. Nuggets y Timberwolves jugarán el quinto partido de la serie el martes en Colorado.

Murray enciende la serie

Los Minnesota Timberwolves no querían derrochar sus dos victorias en Denver al repetir lo sucedido en el tercer partido de la serie, en el que cayeron en el Target Center por 27 puntos de diferencia, prácticamente sin competir.

Anthony Edwards, que se había responsabilizado de la derrota del viernes, recuperó su rol de líder encestando sus primeros cuatro tiros y dando una ventaja a los Timberwolves en esos minutos iniciales que llegó a ser de 7.

Pero los Nuggets tampoco querían que se repitiera la película de los dos primeros partidos de la eliminatoria, por lo que supieron reaccionar a tiempo, se pusieron por delante y cerraron el cuarto 24-29 pero, sobre todo, con mejores sensaciones.

Con ese mismo envión anímico arrancó el segundo cuarto: Denver había puesto un parcial de 2-11 (26-41) cuando Micah Nori pidió tiempo muerto tras solo 2 minutos y 21 segundos.

Sin haber reaccionado, las cosas empeoraron para los Timberwolves: Mike Conley tuvo que irse al banquillo cargado con tres faltas personales cuando no había pasado ni la mitad del cuarto.

Fue a base de mucho trabajo defensivo que Minnesota logró frenar al vigente campeón y recortar la ventaja a 7 puntos faltando 48 segundos. Casi todo pasaba por las manos de Edwards, con 23 puntos al descanso.

Pero esos últimos instantes fueron demoledores para Minnesota: Kentavious Caldwell-Pope anotó un triple a 20 segundos; Michael Porter Jr. culminó con un mate una pérdida de Edwards y faltando apenas 1.6 segundos, Nickeil Alexander-Walker regaló el balón a Jamal Murray que metió un espectacular triple sobre la bocina desde su propia cancha. 49-64: Los Nuggets 15 arriba.

Denver empezó el segundo tiempo a un ritmo altísimo que dejó en nada el potente arranque de los Timberwolves, con tres triples de tres intentos.

Los Timberwolves lo intentaron sin descanso, pero cada vez que lograban recortar un poco la diferencia, Denver respondía con aparente facilidad. Aaron Gordon llevaba un 9 de 9 en tiros de campo, incluidos dos triples. Jamal Murray un 8 de 13.

En un empuje final, Edwards, que sumó otros 14 puntos en ese tercer cuarto para un total de 37, dejó el marcador en 79-90, todavía con opciones para los últimos minutos.

Nunca se rindieron los Timberwolves, no bajaron los brazos, pero no encontraron respuesta al juego de Jokic.

En los últimos instantes, Minnesota llegó a ponerse 6 por debajo, la menor diferencia desde el primer tiempo, pero de nuevo respondieron los Nuggets con un mate del serbio a 26 segundos del final que dejaba el partido finiquitado. 107-115, eliminatoria empatada.