El pollo continúa vendiéndose entre 80 y 90 pesos la libra en puestos de distribución y colmados, mientras que la escasez ha disminuido en los últimos días, según afirmaron hoy vendedores de dicho producto en la capital.

Los vendedores aseguran que ya están recibiendo dicha carne de manera regular, aunque entienden que el precio aún está bastante elevado.

«Aquí lo tenemos a 90, porque en los puestos de distribución nos sale más caro. Ya estamos recibiendo pollos, porque ya no hay escasez», dijo José Mejía, quien labora en un colmado del sector Villa Juana.

El precio del pollo se disparó hace alrededor de un mes, motivado por la escasez de aves y al aumento de la demanda por la baja en el consumo de carne de cerdo, cuyo sector ha resultado afectado por un brote de fiebre porcina africana.

Sin embargo, el precio de la carne de cerdo se mantiene por encima de 100 pesos, a pesar de la baja del consumo, de acuerdo a vendedores de dicho producto.

«La baja del consumo se mantiene, pero el cerdo siempre se vende, lo único que sigue caro por la escasez que ha provocado la peste porcina», dijo un vendedor que se identificó como Tito.

El pollo y el cerdo son las carnes de mayor consumo en el país, seguidas por la de res, que también ha experimentado aumentos significativos en las últimas semanas.

La libra de res del tipo normal se vende sobre los 140 pesos en los principales puestos de venta localizados en los mercados de la capital, según vendedores consultados.

Amas de casas consultadas sobre los altos precios de los alimentos consideran que el Gobierno debe tomar medidas para controlar la especulación que se registra en el mercado.

“El Gobierno tiene que hacer algo, porque ya lo que estamos consiguiendo no alcanza para comer, porque cada día aumentan los precios de los alimentos y nadie hace nada”, dijo Ana Turbí, mientras compraba algunos productos para la comida de su familia.

Consideró que las autoridades deben autorizar importaciones masivas para enfrentar los altos precios.