Es un “viaje a los antípodas” pretender comparar el momento de las elecciones del 5 de julio del pasado año con el actual escenario político-electoral, siete meses después del certamen cívico.

FP es única entidad política que experimenta un evidente y sostenido meteórico crecimiento, y con enorme potencialidades para convertirse en la principal fuerza político-electoral del país en el corto plazo.

Gobierno está afectado de una “inflación palabraria”, que al decir del escritor uruguayo, Eduardo Galeano, “preocupa más que la monetaria”, en tanto muestra una limitada sintonía con situación económica, social y sanitaria que afecta al país.

Ven el PLD pasa por el momento más crítico de su historia, en medio de una profusa hemorragia que comienza a producir efectos catastróficos a su imagen, por lo que muchos analistas no se aventuran a pronosticar su incierto futuro inmediato.

Fp en evidente sostenido crecimiento

Los votos válidos emitidos a favor de cada partido en las elecciones del 5 de julio del pasado año, es un “viaje a los antípodas”, si se pretendiese comparar aquel momento con el escenario político actual, siete meses después de la contienda en el que la percepción del imaginario colectivo coloca a la Fuerza del Pueblo en competencia con el Partido de la Liberación Dominicana y el Partido Revolucionario Moderno.

Y como “la percepción tiñe la realidad”, al decir de muchos tratadistas, a nadie le cabe la menor duda de que la Fuerza del Pueblo es la única entidad política del país que en la coyuntura política actual objetivamente se le observa en un evidente sostenido crecimiento meteórico, y con enorme potencialidades para convertirse en la principal fuerza político-electoral del país.

De ahí que la entidad política simbolizada en el color verde y la flor de cayena, también se le observe posicionada como la principal fuerza política de oposición, que encarnada junto a su indiscutible líder, el doctor Leonel Fernández, el más acabado y experimentado político de la República Dominicana, según arrojan los números resultantes de los estudios del mercado electoral realizados por las más prestigiosas firmas encuestadoras.

Al valorar que la percepción tiñe la realidad, estamos definiendo el concepto “como la capacidad para captar, procesar y dar sentido de forma activa a la información que alcanza nuestros sentidos. Es decir, es el proceso cognitivo que nos permite interpretar nuestro entorno a través de los estímulos que captamos mediante los órganos sensoriales”.

Nada de qué preocuparse
Los números bases de votos válidos resultante de las elecciones del 5 de julio del año pasado, y que sirvieron de referente a la Junta Central Electoral para disponer la asignación de las contribuciones a los partidos políticos, referente que para nada responde a la realidad actual de cada partido, siete meses después del pasado certamen electoral.

En su sano juicio, nadie se atreve a negar una verdad de perogrullo, en el sentido de que la política es cambiante, como todo proceso dinámico de la sociedad, y que como tal, está sujeto a “circunstancias, hechos históricos, contingentes y cambiantes importantes que van conformando y determinando una situación”, coyuntural en el imaginario colectivo, que es exactamente lo que objetiva evidencia la actual coyuntura.

De ahí que no resulta forzado afirmar que el PRM está en medio de un proceso que aun cuando gano el gobierno, para nada le es favorable, y como consecuencia está llamado a pagar las insatisfacciones de quienes le votaron, en medio de una limitada sintonía para afrontar la difícil situación económica, social y sanitaria del país, en el que lo único cierto es la provocada “inflación palabraria”, que al decir del escritor uruguayo, Eduardo Galeano, “la inflación palabraria me preocupa más que la monetaria”.

En tanto PLD pasa por momento más difícil de sus historia, en medio de una profusa hemorragia que comienza a producir efectos meteóricos a su imagen, por lo que muchos analistas no se aventuran a pronosticar su incierto futuro, como consecuencia de los escandalosos casos de corrupción que se debaten en la justicia y en la sociedad, con la agravante de que en esos hechos están siendo procesados personas del entorno familiar más cercado al líder del partido.

En tanto, el hecho de que la Junta Central Electoral no haya asignado la contribución presupuestaria a la Fuerza del Pueblo con los criterios que se maneja la distribución los recursos a los partidos, en el medio peledeísta se han reído con mandíbula batiente, y le cantan el estribillo “porque sé que de ese golpe no me voy a levantar”, con lo que creen augurar la corta agonía, pero muerte segura a la FP.

El autor es periodistas, ex diputado, natural de Villa Jaragua, Provincia Bahonuco y Residente en Santo Domingo Este.

Por : Rafael Méndez   (El autor es periodista)