Puerto Príncipe, 11 dic.- Unas 525 personas murieron este año en la capital haitiana como resultado de la inseguridad, denunció la Red Nacional en Defensa de los Derechos Humanos (Rnddh).

Según un informe de la organización, al menos 185 personas perdieron la vida en masacres o ataques de bandas armadas en el departamento Oeste, cuya principal ciudad es Puerto Príncipe, y entre las víctimas figuran cinco niños y 25 mujeres.

El texto acota que una treintena de policías sucumbieron a los tiros desde que comenzó 2020 y un centenar de personas murieron en las cárceles.

«Y en este contexto de deterioro generalizado de la situación se han registrado casos sin precedentes de violaciones de derechos humanos», aseguró.

La Rnddh, muy crítica con la gestión del actual mandatario, también denunció lo que considera decretos ilegales que violan las disposiciones de la Constitución y los instrumentos regionales e internacionales de protección de derechos humanos ratificados por Haití.

En particular los referidos a la creación de la Agencia Nacional de Inteligencia y el fortalecimiento de la seguridad en Haití, reducen considerablemente los derechos fundamentales y las libertades individuales, estimaron.

A propósito de la jornada mundial por los derechos humanos, miles de personas se movilizaron este jueves en las calles de la capital para decir no a la inseguridad, impunidad, secuestros y asesinatos que se multiplicaron en los últimos meses.

«En 2020 tienes que marchar para decir que quieres vivir. Hoy marchamos contra la inseguridad y el secuestro, caminamos por la vida, no podemos seguir viviendo así», lamentó el economista Etzer Emile.

La Rnddh también criticó la «gansterización» acelerada en el país, que promueve los actos vandálicos, asesinatos, violaciones y la generalización de los secuestros, afectando a todas las capas sociales.

Por su parte, el presidente Jovenel Moise celebró los esfuerzos de su administración para «construir una sociedad más justa», y aseguró que trabajan para que el pueblo disfrute plenamente sus derechos.