Santo Domingo. – Los hermanos de la exprimera dama, Cándida Montilla de Medina, Maxy y Alexander Mntilla, también se convirtieron en un entramado societario que se benefició con miles de millones de pesos utilizando el tráfico de influencia para conseguir contratos en todas las empresas del sector eléctrico, desde las EDES, a la CDEEE a la Unidad de Electrificación Rural y Sub-Urbana (UERS).

El ministro de Energía y Minas, Antonio Almonte, dijo que “las empresas distribuidoras fueron prácticamente secuestradas por un grupo privado, por una especie de clan familiar”.

Aseguró que trajeron transformadores, subestaciones, redes, medidores y cientos de millones de dólares y miles de millones de pesos al año.

Entre los involucrados en este entramado también se destacan dos hermanos del expresidente Danilo Medina, arrestados la semana pasada en la denominada operación Antipulpo por presuntamente aprovechar sus vínculos con el poder político para acumular fortunas millonarias.

Los imputados son: Juan Alexis y Carmen Magaly Medina, hermanos del exmandatario Danilo Medina, siendo esta vicepresidenta del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper) en el pasado Gobierno; Fernando Rosa, expresidente de Fonper; Freddy Hidalgo, exministro de Salud Pública; Rafael Germosén, excontralor general de la República; Francisco Pagán, exdirector general de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe); y Aquiles Christopher, de la Unidad de Análisis de la Oisoe.

También, Julián Esteban Suriel Suazo, José Dolores Santana Carmona y Domingo Antonio Santiago Muñoz, alegados testaferros de Alexis Medina; además a Wacal Vernavel Méndez Pineda, apresado el pasado viernes, quien era chofer de Alexis.