SANTO DOMINGO.- En una audiencia efectuada este lunes durante siete horas, los abogados de los implicados en el caso Odebrecht no bajaron la guardia en sus pedimentos de aplazar el juicio hasta tanto no pase la pandemia del coronavirus y hasta que no se conozca el resultado de las investigaciones a los archivos definitivos que favorecieron a siete señalados en el mismo caso.

Al inicio de la audiencia, la presidenta del tribunal, Giselle Méndez, decidió rechazar estas solicitudes, y las demás presentadas, por considerar que “el juicio puede continuar con las normas de distanciamiento físico” y alegando que no se debe esperar el resultado de los archivos definitivos porque “eso es un asunto que se escapa de este tribunal”.

Ante esto, los defensores de los acusados presentaron su oposición tajante ante la decisión de Méndez de no aplazar el juicio y la consideraron como inconstitucional.

Los juristas defensores afirmaron su oposición alegando que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Salud Pública recomiendan seguir los protocolos sanitarios que, a su entender, no se cumplen en la sala de audiencias donde se conoce el caso.

Asimismo, los defensores reiteraron su recomendación para que primero se conozcan los archivos definitivos señalados como “irregulares” en favor de siete implicados y luego se continúe con el juicio.

Ante estas oposiciones a las decisiones de las juezas, la presidenta Méndez recalcó la decisión que ya había tomado a unanimidad de rechazar todas las solicitudes por considerar que el juicio puede continuar con los protocolos sanitarios establecidos y por entender que los archivos definitivos no forman parte del juicio que se conoce actualmente en el Primer Tribunal Colegiado.

Al final, y después de siete horas de alegatos y deliberaciones, el juicio se aplazó para este jueves 5 de noviembre.

Wilson Camacho: “Huyen al juicio como el diablo a la cruz”

A la salida del juicio, el titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), Wilson Camacho, expresó que las defensas “están huyendo al juicio como el diablo a la cruz”.

Asimismo, reiteró la posición establecida la semana pasada por el Ministerio Público en un comunicado de prensa diciendo que “los acusados están retrasando el proceso”.

Dentro de la audiencia, los representantes del Ministerio Público fijaron una posición opuesta a los defensores y ratificaron su lineamiento de continuar el juicio con las normas sanitarias correctas.

En ese sentido, el Ministerio Público alegó que los defensores usaron “lenguaje extorsivo” contra las juezas y catalogaron como “absurdo” el aplazamiento de las audiencias.

En cuanto a los archivos definitivos, el Ministerio Público se unió a los planteamientos de la magistrada Méndez y explicó que los mismos “no impactan la investigación” y pidieron que la decisión de las juezas no sea reconsiderada.

Los archivos definitivos se efectuaron en favor del actual presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, Radhamés Segura, Temístocles Montás, Ruddy González, el exsenador Julio César Valentín, Máximo D’Oleo y Bernardo Castellanos.

Fueron firmados durante la gestión del exprocurador Jean Alain Rodríguez con la autorización añadida de Narciso Escaño, mientras Laura Guerrero Pelletier, procuradora adjunta, estuvo de vacaciones.

Lo que alegan las defensas

En la entrada de la sala de audiencias donde se conoce el juicio por el caso Odebrecht figura un letrero que reza: “capacidad máxima: 24 personas.”

Este aviso fue utilizado por todas las defensas para alegar que el Tribunal incumple con el protocolo por recibir en la sala a 53 personas dentro del juicio, incluidos abogados, imputados, jueces y miembros de la prensa.

Méndez, presidenta del Tribunal, ante estos alegatos, argumentó que el letrero se colocó con esa cantidad límite de personas cuando así lo dispuso la OMS meses atrás, pero cuando se relajaron las medidas de distanciamiento, consecuentemente se aceptaron más personas en las salas de audiencia y se extremaron las herramientas de higiene.

Con relación los archivos definitivos, los defensores insistieron en la necesidad de hacer una investigación a estas documentaciones por considerar que “sí impactan al juicio”.

“Si el Ministerio Público está diciendo que esos archivos fueron dados irregularmente, ¿qué les dice a ustedes que la acusación no contiene falsedades?”, se preguntó la defensa técnica de Andrés Bautista.

Ante este cuestionamiento, las juezas que presiden el caso replicaron y reiteraron a unanimidad que el Tribunal no está apoderado para conocer los archivos definitivos y que los mismos no constituyen obstáculos al juicio, por lo que se continuará con el orden de las audiencias a partir de este jueves.

El juicio del caso Odebrecht se sigue actualmente a seis implicados por presuntamente estar involucrados en la trama que involucra el recibimiento de sobornos por más de $92 millones de dólares por parte de la multinacional brasileña desde el 2003 hasta el 2017.