Murió a la edad de 84 años el Miembro del Salón de la Fama del Béisbol Bob Gibson

ESTADOS UNIDOS.-El miembro del Salón de la Fama del Béisbol, Bob Gibson, murió el viernes a los 84 años, confirmaron los St. Louis Cardinals .

El nueve veces All-Star y dos veces campeón de la Serie Mundial obtuvo 251 victorias, ponchó a 3,117 y tuvo una efectividad de 2.91, y también era conocido como un competidor feroz que rara vez sonreía.

El dos veces ganador del premio Cy Young fue nombrado MVP de la Serie Mundial en sus temporadas de campeonato de 1964 y 67.

En 1968, “El año del lanzador”, Gibson defendió una de las mejores temporadas jamás producidas por un lanzador abridor. Tuvo marca de 22-9 con efectividad de 1.12 y 13 blanqueadas, lo que llevó a que el montículo del lanzador se redujera de 15 a 10 pulgadas. Gibson completó 28 de sus 34 aperturas.

La muerte de Gibson se produjo en el 52 aniversario de quizás su actuación más abrumadora, cuando ponchó a 17 bateadores, un récord de la Serie Mundial, en el Juego 1 de la Serie Mundial de 1968 contra los Tigres de Detroit.

“Fue tan difícil vencerlo”, dijo el toletero de los Chicago Cubs y miembro del Salón de la Fama, Billy Williams, sobre Gibson. “Un año, Roberto Clemente conectó una línea que lo golpeó justo en la espinilla. Lanzó otras cinco, seis entradas para terminar el juego, luego resultó que tenía una pierna rota”.

Jack Flaherty, quien fue el lanzador abridor y perdedor de los Cardinals en la derrota del viernes ante los San Diego Padres, compartió sus condolencias en Twitter.

El receptor de los Cardinals, Yadier Molina, quien ha jugado toda su carrera con el equipo, dijo que la noticia de la muerte de Gibson puso en perspectiva la derrota que terminó la temporada.

“Es un poco difícil perder una leyenda. Puedes perder un juego, pero cuando pierdes a un tipo como Bob Gibson, es difícil”, dijo Molina. “Bob era divertido, inteligente, traía mucha energía. Cuando hablaba, escuchabas. Era bueno tenerlo cerca todos los años. Perdemos un juego, perdemos una serie [esta noche], pero lo difícil es que se perdió a un gran hombre”.

“Es una leyenda ante todo, tuve la suerte de aprender y no se obtiene eso de alguien así muy a menudo”, dijo Flaherty. “… Solo tener la capacidad de formar una relación y que él ofrezca sus consejos y ofrezca cualquier cosa que pueda dar, es especial”.

Gibson, quien también recibió el apodo de “Hoot” en honor al vaquero y estrella del cine mudo Hoot Gibson, ganó dos premios Cy Young y el premio MVP de la Liga Nacional en 1968.

Jim Palmer, contemporáneo de Gibson y miembro del Salón de la Fama de los Baltimore Orioles, compartió sus pensamientos en Twitter.

“¡Dave Johnson a veces entraba corriendo desde la segunda base y me decía eres Bob Gibson! Yo diría que solo hay un Bob Gibson”, escribió Palmer. “¿No era esa la verdad? ¡Talento, competitivo, un guerrero en la lomita! Me alegro de haberlo conocido. Lo extrañaré muchísimo”.

Gibson fue elegido para el Salón de la Fama del Béisbol en su primer año de elegibilidad, en 1981. Fue incluido en el Salón de la Fama del equipo en 2014.

Entre sus otros honores, Gibson ocupó el puesto número 31 en la lista de los 100 mejores jugadores de béisbol de The Sporting News, y fue elegido para el equipo All-Century de las Grandes Ligas en 1999.

Después de retirarse, Gibson fue un “entrenador de actitud” para Joe Torre, su ex compañero de equipo, con los New York Mets, y luego siguió a Torre hasta los Atlanta Braves, donde fue coach de pitcheo. Antes de eso, fue analista de color de respaldo para el Monday Night Baseball de ABC en 1976, y brevemente fue comentarista de color para los New York Nets de la American Basketball Association.

En 1990, Gibson era un comentarista de color para los juegos de béisbol en ESPN, y en 1995, volvió a trabajar con Torre como entrenador de pitcheo, esta vez con los Cardinals.

Gibson murió menos de un mes después de la muerte de un compañero de equipo, el jardinero del Salón de la Fama, Lou Brock. Otro gran lanzador de su época, Tom Seaver, murió a fines de agosto.