SANTO DOMINGO.-Ocho días después de haberlo perdido todo al desplomarse el edificio en que vivían, cinco familias permanecen a la intemperie en el sector El Pensador, en Los Mameyes, Santo Domingo Este, a espera de respuesta de las autoridades.

Bajo los escombros todavía permanecen las pertenencias y documentos de quienes lo perdieron todo en un derrumbe en la calle respaldo Gregorio Luperón del barrio El Pensador.

Sin un lugar fijo donde dormir, Cristina Tapia, quien todavía no se recupera del susto que provocó que su presión arterial se disparara al quedar atrapada entre los escombros de su casa, aún espera la mano amiga del Gobierno para volver a tener donde vivir.

Su vecina Ángela Pineda, quien tampoco cuenta con los recursos necesarios para construir una nueva casa, además pide ayuda para su hijo, quien se quedó sin computadora y sin celular, por lo que se verá obligado a retirar el semestre de la universidad, que debido a la pandemia del coronavirus se desarrolla en la modalidad virtual.

La ayuda de sus vecinos, quienes le dan techo y comida, es la única ayuda que hasta ahora han recibido los afectados por el derrumbe del cual aún se desconoce la causa.

Mientras que el Ayuntamiento de Santo Domingo Este y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones trabajan desde el miércoles en la remisión de escombros.