Al parecer en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), «el horno no está para galletitas». Sus dirigentes no están conformes con las designaciones en el gobierno de actores de la sociedad civil realizadas por el presidente Luis Rodolfo Abinader Corona.

Al parecer en el Partido Revolucionario Moderno (PRM), «el horno no está para galletitas». Sus dirigentes no están conformes con las designaciones en el gobierno de actores de la sociedad civil realizadas por el presidente Luis Rodolfo Abinader Corona.

Una muestra del contento es el tui del Amado Díaz, diputado del PRM por la Circunscripción Número 1, Santo Domingo Este, quien criticó la sociedad civil a la que acusó de no «dar un golpe en política y disfrutan de los puestos del Estado».

Afirmó que a la sociedad civil «encantan los puestos en el Estado, pero no dan un golpe en política», prefiriendo esperar a que «otros trabajen para ellos disfrutar».

«La famosa sociedad civil le encantan los puestos en el Estado, pero no dan un golpe en política, prefieren esperar que otros trabajen para ellos disfrutar, ojalá mi Pdte no tenga que lamentarse si llega a necesitar quien lo defienda y ya sus intereses se hayan mudado», expuso el legislador.

Además, dijo que la sociedad civil es una especie de «juez de la moral ajena», la que, dijo, descarta a los políticos para ocupar determinada función pública para ocuparla ella (sociedad civil).

«Hasta lo entiendo, pero ver políticos descartando a sus pares políticos, no lo puedo entender», expuso en su cuenta de la popular red social en la que etiquetó a al propio presidente Luis Abinader, José Ignacio Paliza, Alfredo Pacheco y otros altos dirigentes de la organización oficialista.