Crónica de un coranavirus viviente

Por Carlos Díaz Picasso

Ya descubrí porque la gente dice que el Covi sólo les da a los ricos, “Porque los medios de comunicación sólo les dan cobertura a los políticos, empresarios, artistas y famosos, yo por poco me muero y nadie dijo nada”.

Soy odontólogo, político y dirigente comunitario del municipio Santo Domingo Este, hace dos periodos atrás fui candidato a diputado por la circunscripción numero uno y me perfilo como un aspirante a la alcaldía SDE.

En menos de 10 minutos me llegaron prácticamente todos los síntomas, sin contar con las pruebas supe que estaba afectado de Covi 19.

La primera noche, los malestares me mantuvieron despierto prácticamente toda la madrugada y a las 9 de la mañana el dolor de cabeza me despertó.

A pesar de saber que me enfrentaba a una enfermedad que me podía conducir hacia la muerte, en todo momento mantuve la serenidad mental y en medio de la situación, prepare mi propio plan para superar mi situación de salud.

En los primeros vídeos que vi a través de las redes sociales, hubo uno en donde la persona que hacía las recomendaciones dijo, “Tomatelo a confianza, esto no te matara y posiblemente te sane”, por lo que; asumí esa frase e hice y tome todo lo que estaba a mi alcance, lo hice con responsabilidad.

Me aisle en una habitación de mi casa, pero de forma total.

Procure las pruebas que confirmen o nieguen el virus en mi cuerpo, inicie un plan de tratamiento e hice público mi situación de salud.

Para mi mismo me,dije Picasso es del pueblo y la gente se encargarán de ser mis doctores, cuando a traves de las redes sociales anuncie que padecía de los primeros síntomas Covi 19, además de los mensajes solidarios y las cadenas de oraciones, mis amigos y contactos me enviaron cuantas recomendaciones te puedas imaginar y sobre las mismas elabore mi plan a seguir, el cual te lo detallare a continuación.

– 8:00 AM, desayuno con un plato de mango y piña, iba acompañado por una pastilla de Invermectina 6 Mg y dos de Acetaminofen 500 mg, así como por un vaso de agua ligado con Hidróxido de Cloro.

-9:00 AM, Te de Jengibre, Canela y Cebolla.

-10:00 AM, Te de limon con tres aspirinas molidas.

Antes de tomar los te, los echaba en un jarro grande el cual lo cubría con mi rostro, de ese modo instalaba los vapores caliente y luego lo bebía.

-11:00 AM, me tomaba una pastilla de vitamina C.

-12:30 PM, almorzaba y mis comidas siempre estaban acompañadas por lentejas, ya sean guisadas o en moro, ademas de que ocasionalmente comía sardina o atún, tomaba un vaso de agua con Hidróxido de Cloro y un Acetaminofen 500 Mg.

-4:00 PM, Te de limón con tres aspirinas molidas.

-8:00 PM, Un vaso de agua con Hidróxido de Cloro y una Invermectina 6 mg.

-8:20 PM, Sopa caliente con un poco de picante.

-Antes de dormir le roceaba esencia de eucalipto a mi cama, hacia cargará de sal pura y con mentol embadurnaba mi pecho, garganta, nariz y frente.

Debo dar gracias a Dios porque a pesar de tener prácticamente todos los síntomas, nunca me falló la respiración y nunca tuve los odiosos vómitos. Durante todo el proceso tuve dos eventos de preocupación uno de ellos fue un dolor en el pecho casi infartante y el otro fue lo que yo he denominado un coma consciente, por más de 6 horas estuve a la suerte del virus.

No puedo decir donde ni como me contagie, tampoco te puedo decir que fue lo que me curo, lo que si te puedo decir es que la humanidad en estos momentos está muy vulnerable, yo, como coronavirusvivientes le doy gracias a Dios y a todos esos Ángeles sin alas, quienes a través de las redes sociales siempre estuvieron conmigo, me cargaron en las rodillas que posaron en el piso en sincero ruego por mi salud y a quienes dedico mis lágrimas por emocionado saber que la humanidad es sensible a sus iguales.