Donald Trump promete “extinguir la plaga” de la COVID-19 en los EE.UU.

El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió este sábado “extinguir la plaga” del coronavirus.

El mandatario habló en una ceremonia de graduación de la academia militar de West Point, una de las tradiciones que acompañan a la Presidencia, y que el mandatario pidió que se mantuviera pese a la pandemia.

A la misma asistieron más de 1.100 cadetes y soldados, todo un baño de masas en un momento en el que el país comienza a reabrir, pero se teme una segunda oleada de contagios en algunos estados.

Trump aprovechó la ceremonia para exaltar la diversidad de los orígenes de los cadetes y la forma en que se han forjado en una hermandad, en momentos en que el país está dividido por la discusión sobre la inequidad racial y la violencia policial.

“Ustedes han venido desde las granjas y las ciudades, de estados grandes y pequeños, y de toda religión, color y credo religioso”, dijo Trump, frente a centenares de cadetes de la prestigiosa academia militar. “Pero cuando entraron a estos terrenos, ustedes pasaron a ser parte de un solo equipo, una familia, orgullosamente sirviendo una nación estadounidense”.

Agregó que a pesar de venir de distintos orígenes, “se volvieron hermanos y hermanas jurando lealtad a los mismos principios eternos, unidos en una misión común: proteger nuestro país, defender a nuestro pueblo, y mantener vivas las tradiciones de libertad e igualdad, por las que tantos ofrecieron sus vidas para asegurarlas”.

Las palabras de Trump, elogiando la diversidad racial y religiosa de los cadetes, que incluye a la primera mujer de origen indio practicante de la religión Sij, se producen en momentos en que el país entero está dividido por la muerte del afroamericano George Floyd, a manos de cuatro oficiales de policía de Minneapolis que lo tienen bajo custodia.

La muerte de Floyd generó condenas en todo el país y desató multitudinarias protestas, en tiempos de pandemia, que desataron una discusión en la Casa Blanca sobre si es correcto usar a militares activos para poner bajo control las protestas en las grandes ciudades del país.